El origen de la protección social está en elementos como el Informe Beveridge (1942), y ésta a su vez viene del modelo Bismarckiano de Seguros Sociales (1883 a 1889).

En 1883, Otto Bismarck establece el seguro de salud, el cual llega a Colombia a través de las leyes 06 de 1945 (CAJANAL) y 09 de 1946 (ICSS).

La Ley 100 de 1993, lleva hacia la seguridad social, todos los subsectores del Sistema Nacional de Salud: los seguros sociales, el subsector privado y el público. Esta misma ley establece como acción del Sistema General de Seguridad Social en Salud -SGSSS- la administración de las contingencias asociadas a la salud. El artículo 2 del decreto 1406 de 1999, “Alcance de la Expresión «riesgos»” expresa que: Para los efectos del presente decreto, la expresión «riesgos» comprende los eventos que están definidos en los sistemas General de Pensiones, de Seguridad Social en Salud y General de Riesgos Profesionales, regulados por la Ley 100 de 1993, el Decreto 1295 de 1994 y sus decretos reglamentarios. Para el caso del SGSSS son los riesgos Enfermedad y Maternidad.

La Ley 1122 de 2008 retoma la importancia de esta visión del SGSSS y define el concepto de aseguramiento,  separándolo adecuadamente del concepto de afiliación y dándole un marco de Sistema para la Administración de Riesgos. Posteriormente la Resolución 1740 del mismo año, propone la posibilidad de que las EPS del Régimen Contributivo y las Entidades Adaptadas pudiesen diseñar su propio SAR, con un objetivo poco claro por su puntualidad en uno solo de los actores del SGSSS y buscarse con el más una forma de ganar liquidez financiera que proteger los objetivos del SGSSS. Ahora la Superintendencia busca de mejor manera proteger estos objetivos, ya no solo desde un actor y no como condición para liquidez.

El Sistema General de Seguridad Social en Salud, es pues un verdadero Sistema para la Administración de Riesgos -SAR-, y no un sistema de salud con su carácter asistencial y su concepto de riesgo limitado a lo epidemiológico. Pero lo anterior lo lleva también a requerir que a su interior y desde sus actores se establezcan estrategias para la administración de sus riesgos de todo origen, en un marco sistémico.